PANTORRILLERA MEDILAST

Nuevo

COMPRAR PANTORRILLERA  MEDILAST

Recomendada para triatlón. Mejora tu marca. Disminuye las vibraciones musculares. Inidcado para usar con taping. Máxima sujeción de la pantorrilla

Más detalles

18 artículos

29,00 €

Más

Recomendada para triatlón. Mejora tu marca. Disminuye las vibraciones musculares. Inidcado para usar con taping. Máxima sujeción de la pantorrilla

Cada día vemos a más gente utilizando este tipo de prendas. Hay calcetines, pantorrilleras, musleras, camisetas, mallas, manguitos, etc.... un sinfín de elementos que en la publicidad nos informan de toda una serie de beneficios que nos producirán estas prendas.
En mi caso particular, nunca creí que todas estas cosas fueran ciertas. ¿Qué podrían hacer unos simples calcetines por mí? Vamos a dejarnos de tonterías, pensaba, unos trozos de tela no van a hacer que mejoren mis, por otro lado, pobres resultados.
Fue un día, en un entrenamiento con unos amigos, cuando uno de ellos me contó las bondades de las pantorilleras, en este caso eran las Medilast. La cosa no hubiera pasado de ahí si no fuera porque este buen amigo es un corredor de esos digamos "de la vieja escuela", de los que pasan de modas y productos técnicos pero que siempre está muy arriba en los pódiums. Una típica frase suya cuando alguien se queja de un resultado es aquella de -pues entrena más...-
Creo que si el comentario lo hubiera hecho otra persona no habría prestado atención, pero saliendo de él había que intentarlo.
 
Y ahí estaba yo, mi primer entrenamiento largo con estas medias. Me sentía un poco ridículo con los calcetines hasta las rodillas, me recordaba mis tiempos de fútbol... La sensación era extraña, las medias se ajustan muy bien y te comprimen toda la zona de gemelos y sóleos. La sensación dura poco porque en cuanto llevas unos metros te olvidas de ellas, pasa el entreno y ¡sorpresa!, no me he sentido ni más rápido, ni más fuerte, bueno sí, a lo mejor un poco más GILIPOLLAS por haberme gastado 30 en dos trozos de tela...
 
Pero lo bueno llegó al día siguiente, esa mañana en la que te levantas después de un entrenamiento largo y notas las piernas cargadas y dolores aquí y allá después de haber estado subiendo y bajando, saltando piedras, esquivando roderas... La sorpresa era que no había ni rastro de esas típicas molestias. ¿Podría ser que esos trocitos de tela hubieran obrado el milagro? Pues parecía que sí.
 
A partir de ese día estas medias me han acompañado en todos mis entrenamientos del fin de semana que son cuando aprovecho para rodar por el monte y hacer largos.